COVID-19: prepárese para una contingencia

Abril 14, 2020

El coronavirus COVID-19 arribó a México el 28 de febrero, hasta la fecha el número de casos confirmados apenas han rebasado los 4,600 individuos, sin embargo, de acuerdo con la Secretaría de Salud, se espera que los contagios se multipliquen al final del mes de marzo debido al comportamiento habitual de una pandemia.

Frente a este escenario, es importante también recordar la epidemia de Influenza H1N1, donde México fue uno de los países de origen, por lo que la enfermedad impactó rápidamente tanto en la salud de los mexicanos, como en la economía. Durante el primer año de infección (2009) se calcula que nuestro país perdió 0.7% del PIB debido a la necesidad de suspender temporalmente algunas actividades económicas que no se consideran indispensables.

En estos días hemos visto en redes sociales anaqueles vacíos, personas “protegidas” con instrumentos no adecuados, escuelas y empresas que han adelantado la suspensión de labores antes de lo indicado por la SSA, este es un fenómeno de miedo desmedido e irracional que nos recuerda a la fábula de “El Labriego y La Peste”:


Se encuentra el labriego con la peste y le pregunta:

–¿Peste para dónde vas?

Y la peste le contesta:

–Voy para Bagdad a matar a 500 personas.

Días después vuelven a encontrarse y el labriego le dice a la peste:

–Peste mentirosa me dijiste que ibas a Bagdad a matar 500 personas y mataste 5.000.

Y la peste le responde: 

–Efectivamente, yo maté 500 personas, los demás se murieron de miedo.


Por esto es muy importante no temer, el miedo puede ser peor que la enfermedad misma: las compras de pánico que no permiten que los proveedores cuenten con la capacidad necesaria para distribuir sus productos al nivel de demanda de las personas; o incluso tomar medidas exageradas e innecesarias podrían significar más pérdidas, tales como adelantar producción, pueden resultar contraproducentes.

Es por ello que debemos estar preparados, el impacto económico ante cualquier pandemia es inevitable, pero es posible mitigarlo al tomar acciones para que su negocio no se interrumpa. Aún es tiempo para arrancar un Plan de Continuidad del Negocio, el cual ayudará a su empresa a seguir operando a la mayor capacidad posible aún cuando el gobierno solicite limitar las actividades que impliquen multitudes, o de que sus trabajadores enfermen.


Pasos para un Plan de Continuidad del Negocio


  1. Mapear los procesos y personas. Realice un análisis de los procesos críticos de su empresa y cuál es su impacto en caso de que estos se vean interrumpidos por la contingencia, tales como pagos de nómina, cuentas por cobrar para poder operar o la operación diaria en el caso de la industria financiera.

  2. Dónde empieza y dónde termina el plan. Decidir qué procesos inician y en qué orden, en caso de contingencia. Es importante pensar que no es posible saber cuándo terminará la emergencia, se deben determinar criterios específicos que sean señal de que ya es posible operar con normalidad. Mantenerse informados es fundamental.

  3. Declaratoria de contingencia. Determinar quién declara la contingencia dentro de la empresa, y el protocolo para activar el plan, así como la lista de personas que deben ser notificadas. Se debe tener claro cómo se modifican las actividades para que el negocio siga operando, ya sea activando sistemas remotos a través de la nube, sitios alternos para laborar, división de turnos, entre otros.

  4. Término de la contingencia. Determinar cómo se retomará la operación normal una vez terminada la contingencia y el protocolo para regresar los datos generados en ese lapso a los sitios productivos.


Yenny Cano, directora de Portafolio de Negocios, además recomienda la realización de simulacros con un porcentaje de su equipo: envíelos a hacer home office si es posible, divida los turnos entre su personal; tome las medidas necesarias que acaten las disposiciones del gobierno, para así cuidar de su salud, la de los demás, y garantizar la operación de su negocio. También afirma que es muy importante no entrar en pánico, sino tomar las precauciones pertinentes.

Recuerde que el día 23 de marzo comienza una ‘Jornada de sana distancia’, que consiste en que procuremos no convivir con muchas personas al mismo tiempo, guardar al menos un metro de distancia entre individuos y quedarse en casa en caso de estar enfermo. Es muy importante que usted tome medidas de prevención a tiempo.

Lo invitamos a estar preparado ante esta contingencia y proteger la operación de su negocio, estas recomendaciones le servirán para tomar las medidas necesarias en su empresa y así salvaguardar tanto sus finanzas como la salud de sus empleados.

No olvide mantener limpias sus zonas de trabajo, que todos sus trabajadores se laven las manos y si se sienten enfermos, deben quedarse en casa. Al cuidarnos unos a otros, haremos que esta pandemia impacte con menor intensidad y termine mucho más rápido.

Portafolio de Negocios busca siempre que sus clientes cuenten con los recursos necesarios para enfrentar las adversidades, autorizamos créditos empresariales en sólo 24 hrs*.


CONÓZCANOS

Blvd. Adolfo López Mateos 1895
Col. Los Alpes, Cd. de México, C.P. 01010

AVISO DE PRIVACIDAD
© 2018 PORTAFOLIO DE NEGOCIOS S.A. DE C.V. SOFOM E.R.