La renegociación del TLCAN de la incertidumbre a la oportunidad

Octubre 23, 2018

La llegada del presidente Trump a la presidencia ha dejado una ola de incertidumbre a su paso. Desde la imposición de una política migratoria restrictiva, hasta la revisión de tratados comerciales que hacen imaginar la vuelta al proteccionismo por parte de la nación de las barras y las estrellas.

 En el entorno comercial, el presidente norteamericano manejó desde su campaña la intención de renegociar el TLCAN al grado incluso de separarse del mismo. Por lo anterior se prendieron las alarmas en nuestro país, ya que más del 80% del comercio lo tenemos dirigido con el vecino del norte.

 Ante este panorama, tanto la comunidad empresarial como productores de diversas partes de la República, optaron por tomar medidas preventivas que pudieran palear el impacto de poner fin al Tratado. Entre estas opciones se considera incentivar el crecimiento del mercado interno, diversificar nuestras exportaciones y explorar opciones alternas a productos importados desde los Estados Unidos.

 El pronunciamiento de empresas como FEDEX o Cinépolis, quienes establecieron estrategias para impulsar el mercado interno, no tardó en llegar. De voz del vicepresidente de FEDEX a la Revista Manufactura, se anunció un aumento a la inversión de capital en territorio nacional, así como la adquisición de terrenos para la construcción de un nuevo almacén que se sumará a sus activos. Otro caso fue el anuncio de la cadena de cines Cinépolis, quien anunció que la compra total de maíz palomero que se utiliza para la venta en dulcería, sería realizada en territorio nacional.

 

En el tema de la diversificación comercial luce más complejo modificar en un porcentaje considerable nuestra relación comercial con los Estados Unidos, ya sea por cuestiones logísticas, partes clave en la línea de producción o simplemente porque nuestro principal socio comercial representa uno de los mercados más atractivos del planeta. Sin embargo, de acuerdo a información proporcionada en el sitio del Gobierno Federal, “nuestro país cuenta con una red de 12 Tratados de Libre Comercio con 46 países (TLCs), 32 Acuerdos para la Promoción y Protección Recíproca de las Inversiones (APPRIs) con 33 países y 9 acuerdos de alcance limitado (Acuerdos de Complementación Económica y Acuerdos de Alcance Parcial)”. Existen las bases para que las empresas mexicanas exploten en su totalidad este tipo de acuerdos y con ello logren atizar el impacto de los posibles aranceles que se pudieran implementar en caso de disolverse el TLCAN.

Otra medida que ha tomado nuestro país es buscar alternativas a la importación de productos norteamericanos, lo cual daría una carta fuerte de cara a la renegociación del TLCAN. Claro ejemplo de ello es la preocupación del sector agro-industrial de los Estados Unidos, quien pidió al presidente Trump ser tomado en cuenta en la renegociación, ya que México representa uno de sus principales mercados. Esta misiva fue entregada al mandatario norteamericano el 23 de enero pasado y fue firmada por más de 130 empresas del sector.

 En conclusión, cada vez luce más difícil una modificación drástica al TLCAN. Esta incertidumbre originada a inicios de año ha dado pie a revisar todas las estrategias que se puedan implementar para hacer de la adversidad una oportunidad. Las empresas mexicanas tienen que despertar ante esta coyuntura, contemplando incluso la alternativa de acudir a fuentes de capital de trabajo externo que ayuden a incrementar su rentabilidad, acudiendo a instituciones sólidas y confiables que respondan de manera ágil a sus necesidades de financiamiento.

CONÓZCANOS

Blvd. Adolfo López Mateos 1895
Col. Los Alpes, Cd. de México, C.P. 01010

AVISO DE PRIVACIDAD
© 2018 PORTAFOLIO DE NEGOCIOS S.A. DE C.V. SOFOM E.R.